«Vicepresidencia popular»

fuente larazon.es
Toma de posesión de Iglesias como Vicepresidente del Gobierno, que nos deja aspectos muy relevantes a tener en cuenta. En la sede del Ministerio de Sanidad, Pablo Iglesias ha dicho tres cosas:

La primera, el carácter de este gobierno: de trabajo en equipo, de compañerismo, con muchas voces. Su referencia a Sánchez ha sido para aprobar la creación de un equipo eficaz, sin abandonar la actitud condescendiente que mantiene cuando se refiere al Presidente. En su posesión ha querido transmitir imagen de igualdad respecto a Sánchez. Si él y su esposa han llegado ahí, viene a decir, no es gracias a Pedro Sánchez, sino más bien al contrario. En cada comparecencia, Iglesias refuerza la idea de un gobierno bicéfalo. 

La segunda, que su Vicepresidencia no es la de la casta, sino la del pueblo: en su toma de posesión ha reivindicado la continuidad entre los «movimientos sociales» y su acción de gobierno. Iglesias no renuncia al apoyo de las terminales sociales de Podemos para apuntalar su labor en el gobierno. La afluencia masiva de militanes, el tono asmableario y tumultuoso en la sede del Ministerio de Sanidad, con los gritos de «¡Sí, se puede!» certifican esta continuidad. 

Y la tercera: que la prioridad es un nuevo «constitucionalismo democrático», prioridad alejada de las supuestas atribuciones del Vicepresidente y supuestamente prohibidas por el pacto de control PSOE-Podemos, lo que no parece preocupar en exceso a Iglesias. Iglesias no se limitará a la Agenda 2030 ni a los temas sociales, salvo que, como hace él, éstos temas se extiendan a todos los ámbitos. Su agenda es política, y abarca lo social, lo institucional, lo jurídico y lo económico. 
La estrategia de diluir los ministerios de Podemos entre una veintena de carteras, que por un momento ha tranquilizado a no pocos incautos, no funcionará. Hay una falta de sujeción a las directrices de Sánchez, que depende en términos parlamentarios y morales de Iglesias; éste posee el apoyo en los «movimientos sociales» que constituyen la fuerza de choque de Podemos, y que desde la calle es instrumento eficaz para presionar al PSOE; e Iglesias promete un programa político que desborda con mucho las atribuciones de él y sus ministros, que enlaza con las experiencias bolivarianas. 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*